martes, 27 de septiembre de 2011

Redención en el Lincoln Financial

Seis, ese era el número de partidos que habíamos perdido ante los Philadephia Eagles de manera consecutiva. Algunos de ellos de forma especialmente dolorosa, como el último, que ahora no viene a cuento recordar, ya se encargaron de hacerlo los medios de comunicación a lo largo de la semana. El equipo necesitaba un cambio, una inyección de moral que nos ayudase a revertir la situación en la que nos encontrábamos cada vez que jugábamos contra Philadelphia, bloqueados, acomplejados, y que mejor forma de hacerlo que ganándoles en su propio campo y ante las narices de su afable y siempre animoso público por 29-16.

Cierto es que algunas de nuestras anotaciones vinieron precedidas de errores muy graves de la defensa de Eagles, como el play action que se come el rookie Casey Mathews en el que abandona la cobertura de Brandon Jacobs, o el primer touchdown de Victor Cruz, que recorre 74 yardas después de que diversos DBs choquen entre ellos de forma cómica y erren los placajes. Pero el equipo, a diferencia de otras veces, se mostró tranquilo y sereno sobre el campo, incluso cuando Philadelphia le dió la vuelta al 14-0 inicial, sabiendo a lo que jugaba y aprovechándose de los regalos de su rival. Eli administró muy bien los recursos y no tiró el partido, que ya es mucho, Victor Cruz fue la sorpresa positiva del encuentro confirmando cosas que ya le habíamos visto en pretemporada tanto este año como el anterior, y Ahmad Bradshaw estuvo sencillamente espectacular, echándose el equipo a la espalda en los momentos importantes en los que el balón quemaba y corriendo muy bien, fue el mejor. La defensa aguantó muy bien durante todo el partido ante un ataque tan explosivo como es el de los Eagles, que en cualquier jugada te anota un touchdown sin que te des cuenta. LeSean McCoy creó algunos problemas, pero se controló bien el juego terrestre e incluso se resistió en un goal line stand. Una de las mejores noticias del partido fue la buena actuación de Aaron Ross que, no nos cansaremos de repetirlo, tiene que mantener este nivel si queremos ser competitivos esta temporada. Hay que reconocer que los problemas físicos de Michael Vick y la entrada al campo de Mike Kafka sustituyéndole nos allanó un poco el camino, pero sería injusto el restar méritos a nuestro triunfo. A diferencia de la semana pasada ante los Rams, el equipo hizo verdaderos méritos para llevarse el partido y, además, teníamos al Dream Team delante, ¿no?

Nos ponemos con un 2-1 en la NFC Este, igual que Redskins y Cowboys. Los Eagles, en cambio, se quedan con un 1-2. El próximo partido será el domingo 2 a las 22:05 ante los Arizona Cardinals en el University of Phoenix Stadium, un campo que nos Tyree muy buenos recuerdos (jiji). Esperemos que el equipo siga en la misma línea y aproveche el calendario sencillo que tenemos en las próximas semanas. Luego si eso ya nos daremos la hostia como es costumbre en las últimas temporadas a partir de noviembre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada